lunes, 17 de abril de 2017

Mis Libros Leídos: El Dragón Rojo – Thomas Harris.

Harris, Thomas (1981) El Dragón Rojo. Traducción de Elisa López Bullrich. Edit. DeBolsillo. Penguin Random House, Grupo Editorial. Barcelona, España (2000).


En el camino que he tenido que transitar para llegar a ser el escritor que pretendo, me he visto en la necesidad de acudir a ciertas lecturas y documentos cinematográficos que me permitan entender la manera en que se han narrado ciertos temas que son de mi interés. Uno de ellos tiene que ver con la forma como un asesino piensa y ve el mundo, ¿qué lo lleva a hacer lo que hace? ¿Qué es lo que siente al arrebatarle la vida a alguien? Así pues, me he topado recientemente con la novela El dragón rojo, escrita por Thomas Harris.

Ya sabía yo de lo que trataba la historia, puesto que había tenido la oportunidad de ver la adaptación al cine que se realizó hacia el año 2002, dirigida por Brett Ratner y protagonizada por Edward Norton y Anthony Hopkins. Al ver la película, quedé fascinado ante la complejidad del personaje de Hannibal Lecter, por lo que decidí continuar con la saga cinematográfica y, posteriormente, con la lectura de los libros. Por ahora, esta ha sido mi única lectura de esta saga de misterio. Tal vez me acerque a los otros textos en algún momento de mi vida en el que necesite volver a los personajes de Harris.

Ahora bien, siendo este el undécimo libro que he leído en el año, debo decir que me ha parecido exuberante y magistralmente narrado. Es una novela de misterio, con tintes policiacos, que hace uso de un marco de composición en el que se halla el aterrador Dr. Hannibal Lecter, quien ha herido previamente (algunos años antes de iniciada la narración) a Will Graham y es consultado, posteriormente, por éste último para intentar detener a un nuevo asesino serial, uno que no deja rastros fácilmente y que selecciona a sus víctimas de un modo poco usual.

Una vez inmersos en la trama central, el personaje de Lecter queda de lado, apareciendo en pocas ocasiones, y es Francis Dolarhyde el eje de los hechos que se desarrollan a lo largo de la historia. El Dragón Rojo hace de las suyas, tomando la débil cabeza de Dolarhyde, y el lector es participe de la forma en que piensa éste asesino y la razón por la que decide hacer lo que hace. El pobre Dolarhyde es solo un instrumento de su propio instinto. Graham, en compañía de los agentes del FBI, intenta dar con la pista del Dragón Rojo, mientras éste se mueve constantemente, preparando su próxima aparición.

No contaré mucho más acerca de la historia, pues aunque la mayoría conozcamos la versión cinematográfica, debo decir que ésta dista mucho de lo que se relata en el libro. Hay uno que otro acontecimiento importante que se omite, pero lo más importante es la estrategia narrativa que utiliza el autor para narrar el desequilibrio de una mente esquizofrénica como la de Francis Dolarhyde. Una voz dentro de él, una voz que el lector asume como parte de él, pero lo cierto es que se trata de una voz que tiene su propia identidad. El Dragón Rojo es uno, Dolarhyde es otro. El primero es producto de lo que acontece en la vida del segundo, el segundo es apenas un medio para la transformación del primero.

Pues bien, me ha gustado mucho esta novela. Me ha mantenido durante un buen tiempo pensando en la posibilidad de crear un personaje de estas características. Sólo me resta decir que recomiendo esta lectura a todos los fanáticos del suspenso y la literatura de misterio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario